viernes, 26 de septiembre de 2014

Interludio: Parto Vaginal VS Cesarea


El nacimiento es el origen de una nueva relación simbiótica entre dos diferentes grupos (1).

En el nacimiento vaginal el infante por el paso del cérvix se expone al contacto de las diferentes bacterias del microbioma vaginal e intestinal; dicho microbioma se mantiene en variación constante desde el inicio del embarazo hasta el final con el fin de generar bacterias protectoras en el y que serán de utilidad del infante, debido a la translocación intestinal; algunas van a sobrevivir y otras no para dar origen el microbioma del infante posterior (1).

Cuando se nace vía cesarea el microbioa que se obtiene del infante proviene de la madre y del ambiente hospitalario por lo cual es menos diverso y solo con el paso del tiempo es que empieza a modificarse; debido a la poca diversidad por la forma del nacimiento tienden a tener problemas en la colonización por otras bacterias y alteración de la respuesta inmune intestinal (1, 2, 3).

Se ha evidenciado que las bacterias del microbioma intestinal y oral tienden a migrar hasta la placenta con el fin de cultivar al feto en desarrollo con el fin de generar tolerancia e inmunogenicidad del mismo (2, 3).

Hay menor cantidad de bifidobacterias y mayor cantidad de bacteroides en los individuos nacidos por cesárea, menor diversidad de las mismas (2, 3, 4).

Se ha evidenciado que las afecciones del microbioma intestinal en la infancia son relacionadas con otras enfermedades como las alegrías en la posterioridad (4) que existe un aumento del riesgo de padecer enfermedad inflamatoria intestinal sin importar antecedentes familiares y junto con un mayor riesgo de obesidad (2).

Y todo este riesgo elevado y esta disbiosis intestinal momentánea se debe solamente al ser concebido al mundo vía cesárea en vez de parto vaginal; que se evita la exposición al nacimiento de las bacterias del micriobioma intestinal materna y vaginal, y que podría ser debido a la translocación bacteriana progresiva que sucede con la preparación del parto se afecte el paso de bacterias que debiera suceder en dicho evento, ayudando mas a una alteración de la respuesta inmune del individuo.

Por lo cual podríamos cuestionarnos aun por que predominan tanto las cesáreas?

1) Gilbert SF. A holobiont birth narrative: the epigenetic transmission of the human microbiome. Frontiers in Genetics. Aug 2014. Vol 5 (282).  http://journal.frontiersin.org/Journal/10.3389/fgene.2014.00282/full

2) Reid G, Brigidi P, Burton JP, Contractor N, Duncan S, Fargier E, et al. Microbes Central to Human Reproduction. Am J Reprod Immuno. 2014. doi:10.1111/aji.12319

3) Arrieta M-C, Stiemsma LT, Amenyogbe N, Brown EM, Finlay B. The Intestinal Microbiome in Early Life: Health and Disease. Frontiers in Immunology. 2014 Sep;5. (427).  Available from: http://journal.frontiersin.org/Journal/10.3389/fimmu.2014.00427/full

4) Wopereis H, Oozeer R, Knipping K, Belzer C, Knol J. The first thousand days - intestinal microbiology of early life: establishing a symbiosis. Pediatric Allergy and Immunology. 2014 Aug;25(5):428–38.  DOI:10.1111/pai.12232

viernes, 19 de septiembre de 2014

Efectos de los alimentos y el microbioma: parte 2 (Continuación/Riesgo)


Los efectos de la dieta en el microbioma intestinal son rápidos y pueden modificarse según el aporte para irse adaptando a la dieta del individuo. Los alimentos derivados de origen animal producen mayor cantidad de cambios en el microbioma intestinal en comparación con los de origen vegetal; los primeros favorecen a que el microbioma intestinal fermente mas derivados de los aminoácidos y diversos productos que pueden llegar a ser carcinogénicos (1).

El contenido elevado de ciertos nutrimentos de la dieta modifica el comportamiento del individuo y afecta su salud, como es el caso de las dietas ricas en grasas que modulan el microbioma intestinal y afectan el comportamiento del individuo haciéndolo mas ansioso por la interacción sistema nervioso entérico sistema nervioso central (2).

La dieta rica en grasa produce una disbiosis intestinal; que puede ser responsable de una colonización de bacterias comensales que producen un exceso de ácidos grasos de cadena corta y estimulan la lipogenesis, junto a una mayor absorción de glucosa (3), la ingesta de sucrosa junto con la dieta elevada de grasa favorece aun mas la lipogenesis. Además estas bacterias comensales producen LPS y que lleva posteriormente a una endotoxemia metabólica que favorece un leve grado de inflamación crónica y por ende la resistencia posterior a la insulina (4).

Otra forma factor que favorece la colonización de bacterias comensales en el instetino es por el exceso de carbohidratos en la dieta que favorece la disminución del pH intestinal, esto posteriormente favorece a un mayor almacén de energía (3).

Las bacterias del microbioma intestinal también poseen la capacidad de producir factores aterogenicos; estos son mas evidentes en individuos con antecedentes genéticos de tal enfermedad y exacerbados con hábitos alimentarios no recomendables como el exceso de grasas en la dieta del individuo (5).

Razones por la cual se recomienda un adecuado contenido de grasa en la dieta, evitar la alimentación con carbohidratos simples en exceso y favorecer un predominio de alimentos de origen vegetal para producir menor alteración en el microbioma intestinal, pero no obviar o eliminar los alimentos de origen animal; como factores para disminuir el riesgo a diversas enfermedades en la posterioridad.

1) David LA, Materna AC, Friedman J, Campos-Baptista MI, Blackburn MC, Perrotta A, et al. Host lifestyle affects human microbiota on daily timescales. Genome biology. 2014;15(7):R89. http://genomebiology.com/2014/15/7/R89

2) Kang SS, Jeraldo PR, Kurti A, Miller ME, Cook MD, Whitlock K, et al. Diet and exercise orthogonally alter the gut microbiome and reveal independent associations with anxiety and cognition. Molecular Neurodegeneration. 2014;9(1):36.

3) Annalisa N, Alessio T, Claudette TD, Erald V, Antonino DL, Nicola DD. Gut Microbioma Population: An Indicator Really Sensible to Any Change in Age, Diet, Metabolic Syndrome, and Life-Style. Mediators of Inflammation. 2014;2014:1–11. http://dx.doi.org/10.1155/2014/901308

4) F. A. Duca & T. K. T. Lam. Gut microbiota, nutrient sensing and energy balance. Diabetes, Obesity and Metabolism 16 (Suppl. 1): 68–76, 2014. doi:10.1111/dom.12340

5) O’Connor A, Quizon PM, Albright JE, Lin FT, Bennett BJ. Responsiveness of cardiometabolic-related microbiota to diet is influenced by host genetics. Mammalian Genome .Available from: http://link.springer.com/10.1007/s00335-014-9540-0

viernes, 12 de septiembre de 2014

Efectos de los alimentos y el microbioma: Parte 1 (Inicio/Salud)


Los nutrimientos ofrecidos en la dieta en un ser humano a lo largo de su vida, determinan los componentes del microbioma intestinal; debido a la necesidad de ser digeridos para su utilización por nuestro organismo; por lo que van cambiando según el régimen dietético que llevemos (1).

La procedencia de los alimentos de la dieta varia el microbioma intestinal (2), sin embargo, entre el 80 al 90 por ciento del microbioma se mantiene estático y no varia (1).

Durante el primer año de vida es que se genera la mayor diversidad de bacterias que van a componer el microbioma intestinal semejante al del adulto (3), por lo que el cambio del microbioma sucede rápido para el organismo poderse adaptar a los cambios de dieta y aprovechar el aporte de micronutrientes (2), debido a que los primeros 1000 días son los mas importantes para establecer el microbioma del individuo (4).

Durante la lactancia materna predominan las Bifidobacterios  debido a la presencia de oligosacáridos de la leche humana que lo degradan y producen acetato como acido graso de cadena corta para alimentar el intestino; el acetato no tiene las características de un gas por lo cual en los infantes alimentados con seno materno no se evidencian los cólicos sin embargo en los alimentados con formula infantil se produce mayormente Butirato que sirve como gas y da origen a los cólicos y molestias intestinales; mientras disminuye la exposición al seno materno disminuyen ciertas bacterias del genero de las Bifidobacterias y el microbioma del infante se asemeja mas al de un adulto (4, 5).

Cuando empieza la alimentación complementaria varia el contenido de los microorganismos (3); las dietas ricas en derivados de animales disminuye el contenido de Prevotella que es un microrganismo con función de digerir los polisacáridos vegetales y aumenta los Bacteroides que interviene con los aminoácidos y son microorganismos mas resistentes a las sales biliares  y estimulan la síntesis de vitaminas pero con el efecto de la producción de compuestos mas carcinogenicoas (2), mientras que el contenido de fibra estimula la persistencia de Ruminococos (1).

Y el predominio de los diferentes géneros de microorganismos esta asociado con efectos en la salud posterior, y dichas repercusiones tienen un inicio desde antes de los 3 años de vida, cuando aun esta en desarrollo el microbioma intestinal y es cuando se inicia la alimentación complementaria y la aplicación de patrones de comportamiento alimentario del individuo; razón por la cual hay tanto énfasis en la suplementación de alimentos infantiles con prebióticos y probioticos para disminuir los efectos deletéreos en salud por intervenciones inadecuadas de la alimentación.

1) David LA, Materna AC, Friedman J, Campos-Baptista MI, Blackburn MC, Perrotta A, et al. Host lifestyle affects human microbiota on daily timescales. Genome biology. 2014;15(7):R89. http://genomebiology.com/2014/15/7/R89

2) David LA, Maurice CF, Carmody RN, Gootenberg DB, Button JE, Wolfe BE, et al. Diet rapidly and reproducibly alters the human gut microbiome. Nature. 2013 Dec 11;505(7484):559–63.  doi:10.1038/nature12820

3) Gilbert SF. A holobiont birth narrative: the epigenetic transmission of the human microbiome. Frontiers in Genetics. Aug 2014. Vol 5 (282).  http://journal.frontiersin.org/Journal/10.3389/fgene.2014.00282/full

4) Wopereis H, Oozeer R, Knipping K, Belzer C, Knol J. The first thousand days - intestinal microbiology of early life: establishing a symbiosis. Pediatric Allergy and Immunology. 2014 Aug;25(5):428–38.  DOI:10.1111/pai.12232

5) Bottacini F, Ventura M, van Sinderen D, Motherway MO. Diversity, ecology and intestinal function of bifidobacteria. Microbial cell factories. 2014;13(Suppl 1):S4. http://www.microbialcellfactories.com/content/13/S1/S4


viernes, 5 de septiembre de 2014

Embarazo y Lactancia en el desarrollo del Microbioma



El sistema nervioso entérico de una persona al nacimiento no esta completamente desarrollado, y su crecimiento va progresando a medida del transcurso de las semanas posteriores de su vida extrauterina; en la cual se van generando a su vez las redes nerviosas que van a interactuar con el sistema nervioso central (1).

Dicho sistema es independiente del sistema nervioso central y posee una intima relación con el microbioma intestinal del individuo (1). Dicho conjunto tienen la capacidad de generar diferentes sustancias químicas con la función de modular el comportamiento del individuo en general, incluyendo patrones la forma de la alimentación (2).

La expresión del microbioma de un individuo se debe características genéticas con el fin de la expresión de los microorganismos obligatorios del mismo, pero estos pueden ser modificados debido a la interacción con los factores externos como son la dieta y el medio ambiente cuando existen condiciones extremas necesarias a su adaptación (3, 4).

Se ha evidenciado que el contenido de los macronutrientes de la dieta pueden modificar la presencia de las bacterias del microbioma intestinal, no tanto las de carácter obligatorio sino las transitorias y las pequeñas colonias (5).

Ahora el individuo durante su crecimiento depende de los hábitos alimentarios de los adultos que lo cuidan para el poder generar los propios, y se ha evidenciado que mientras la madre se encuentra embarazada y lactando aunque el individuo directamente no se alimenta de dichos productos, su gusto y aceptación hacia ellos es aceptado con mayor facilidad, por lo cual se recomienda una adecuada dieta a la madre durante esta época (6).

Si el sistema nervioso entérico en las primeras época de la vida no esta completamente desarrollado, y el mircobioma intestinal se encuentra también de igual forma; pero la alimentación de la madre influye en el posterior desarrollo del microbioma del individuo y este tiene una estrecha relación con el desarrollo del sistema nervioso entérico, no seria cierto que el tipo de dieta de la madre debería favorecer el moldeamiento del comportamiento del individuo y mejorar los factores de riesgo hacia las enfermedades no solo, por el hecho de la lactancia materna sino al favorecer una dieta adecuada a la madre, garantizaríamos un patrón alimentario adecuado al individuo posterior y disminuiríamos el riesgo de enfermedades crónicas no transmisibles al garantizar esto.

1) Xu Q, Heanue T, Pachnis V. Travelling within the fetal gut: simple rules for an arduous journey. BMC Biology. 2014;12(1):50.  Available: http://www.biomedcentral.com/1741-7007/12/50

2) Lyte M. Microbial Endocrinology in the Microbiome-Gut-Brain Axis: How Bacterial Production and Utilization of Neurochemicals Influence Behavior. Miller V, editor. PLoS Pathogens. 2013 Nov 14;9(11):e1003726. doi:10.1371/journal.ppat.1003726

3) Schloss et al.: The dynamics of a family’s gut microbiota reveal variations on a theme. Microbiome 2014 2:25. doi:10.1186/2049-2618-2-25

4) Ilyin VK, Kiryukhina NV. Disruption of the Colonization Resistance Syndrome in Humans in Altered Habitats and Its Prevention. Acta Naturae. 2014;6(2):10.  Available from: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4115221/

5) O’Connor A, Quizon PM, Albright JE, Lin FT, Bennett BJ. Responsiveness of cardiometabolic-related microbiota to diet is influenced by host genetics. Mammalian Genome .Available from: http://link.springer.com/10.1007/s00335-014-9540-0

6) Mennella JA, Trabulsi JC. Complementary Foods and Flavor Experiences: Setting the Foundation. Annals of Nutrition and Metabolism. 2012;60(s2):40–50.  DOI: 10.1159/000335337