miércoles, 29 de octubre de 2014

Alimentos ricos en prebioticos / Alimentos fermentables (Obtener probioticos)

Debemos de conocer que alimentos son ricos por su naturaleza en prebióticos y que alimentos se han utilizado en culturas de Asia o la India para preparar alimentos fermentados que ofrecen el beneficio de los probioticos con el fin de mejorar nuestra dieta y mantener un microbiota intestinal mas saludable.

Alimentos ricos en FODMAP (prebióticos)
Tipo de Alimento
Alimentos
Frutas
Manzanas, Moras, Mango, Nectarinas, Peras, Melocotón, Ciruela Pasa, Sandia, Cerezas, Albaricoque, Cerezas, Caqui, Kiwi, Agave, Arandanos
Vegetales
Esparrago, Coliflor, Cebolla, Ajo, Hongos, Alcachofa, guisantes, chalotes, tomates, espinacas, col rizada
Legumbres
Lentejas, frijoles, garbanzos, guisantes
Lácteos y Derivados
Leche, Yogurt, queso ricota, natilla, requesón, yogurt griego, kefir
Cereales
Trigo, cebada, centeno, arroz marrón
Nueces
Pistachos, anacardos, linaza, almendras
Otros
Miel
Fuente: Barrett JS. Extending Our Knowledge of Fermentable, Short-Chain Carbohydrates for Managing Gastrointestinal Symptoms. Nutrition in Clinical Practice. 2013 (1)  / Hattner J & Anderes S. PRE- AND PROBIOTIC FOODS: Eating for a Healthy Gut. 87 (7): 28-29. 2014. (2) / Schwartz B, Hadar Y. Possible mechanisms of action of mushroom-derived glucans on inflammatory bowel disease and associated cancer. Ann Transl Med 2014;2(2):19. (3)
Adaptación y traducción. 

Alimentos que se pueden fermentar con Lactobacilos
Frutas
Vegetales
Manzanas, Peras, Mangos verdes, Limones, Guineos, Melocoton
Zanahorias, Batatas, Rabanos, Nabos, Remolachas, Tomates, Pepinos, Pimientos, Cebollas, Brocoli, Repollo, Coliflor, Berenjena, Ajo
Fuente: Swain MR. . Fermented Fruits and Vegetables of Asia: A Potential Source of Probiotics. Biotechnology Research International. 2014
Nota: Lavar bien los alimentos antes porque facilita el crecimiento de los Lactobacilus; elegirlos maduros por mejor contenido nutricional con sus excepciones; realizar el procedimiento en un medio salado para mejor crecimiento de Lactobacilus; se puede utilizar azúcar para acelerar el crecimiento bacteriano; usar alimentos como el ajo o limón que poseen propiedades antisépticas.
Nota: los alimentos fermentados tienen mayor vida útil; se mantiene el contenido nutricional adecuado y en el proceso se pueden eliminar elementos tóxicos; por la presencia de lactobacilos y la modificación de los alimentos puede existir mejor biodisponibilidad de minerales como calcio, hierro y fosforo. Se agrega el beneficio de los probioticos.
Adaptación y traducción.  

1) Barrett JS. Extending Our Knowledge of Fermentable, Short-Chain Carbohydrates for Managing Gastrointestinal Symptoms. Nutrition in Clinical Practice. 2013 Jun 1;28(3):300–6.http://ncp.sagepub.com/content/28/3/300

2) OUR BUGS, OUR SELVES: The Microbiome and Health. Hattner J & Anderes S. PRE- AND PROBIOTIC FOODS: Eating for a Healthy Gut. San Francisco Medicine, 87 (7): 28-29. September. 2014.

3) Schwartz B, Hadar Y. Possible mechanisms of action of mushroom-derived glucans on inflammatory bowel disease and associated cancer. Ann Transl Med 2014;2(2):19.
 doi: 10.3978/j.issn.2305-5839.2014.01.03

4) Swain MR, Anandharaj M, Ray RC, Parveen Rani R. Fermented Fruits and Vegetables of Asia: A Potential Source of Probiotics. Biotechnology Research International. 2014;2014:1–19. http://dx.doi.org/10.1155/2014/250424


miércoles, 22 de octubre de 2014

Lactancia materna y Bifidobacterias

Con la lactancia materna la madre pasa a sus hijos diversos compuestos, entre ellos están las bifidobacterias que son características del infante que se alimenta de seno materno (1).

Dichas bacterias transitan y colonizan el intestino, donde crean uniones con el epitelio para permanecer en el tracto gastrointestinal; además de que se mantienen ahí por la presencia de los oligosacáridos de la leche materna que sirven como prebióticos para dichas bacterias (1).

En el intestino se encargan de la producción de ácidos grasos de cadena corta como el acetato que previene la agresión de bacterias patógenas y el butirato que sirve de energía para los colonocitos, junto con la síntesis de vitaminas para el uso del organismos (1); sirven para inmunomodular la respuesta del individuo neonato y lactante para proteger y/o evitar la progresión de diversas enfermedades (2).

El hecho de la lactar al infante de manera exclusiva disminuye el riesgo por encima de un 60 por ciento de gastroenteritis aguda, mas de un 50 por ciento en los pre-terminos de padecer una enterocolitis necrotizante (3), ambos factores que pueden ser atribuidos a la existencia de bifidobacterias en el intestino y la capacidad de evitar la colonización de patógenos en el mismo (1, 2).

También la generación de un microbioma intestinal adecuado por el hecho de la lactancia materna disminuye un 30 por ciento el riesgo de enfermedad inflamatoria intestinal junto con un igual porcentaje de reducción con la obesidad (3), esto se debe a que las bifidobacterias tienden a utilizar de una manera mas eficiente los carbohidratos de la dieta (1, 2).

A medida que le individuo va creciendo va disminuyendo el numero de bifidobacterias asemejándose mas al microbioma de un adulto, pero el estado inicial del microbioma del individuo con relación a la cantidad de bifidobacterias sirve como factor protector de diversas enfermedades (2).

Razones por la cual es recomendable la fomentación de la lactancia materna y de mantener un microbioma intestinal adecuado, porque la protección aunque en casos de patologías a edad temprana en otras ocasiones es en edades avanzadas y es mas recomendable iniciar la vida con un microbioma adecuado.

1) Bottacini F, Ventura M, van Sinderen D, Motherway MO. Diversity, ecology and intestinal function of bifidobacteria. Microbial cell factories. 2014;13(Suppl 1):S4. http://www.microbialcellfactories.com/content/13/S1/S4

2) Grimm V, Westermann C, Riedel CU. Bifidobacteria-Host Interactions—An Update on Colonisation Factors. BioMed Research International. 2014;2014:1–10. http://dx.doi.org/10.1155/2014/960826


3) SECTION ON BREASTFEEDING. Breastfeeding and the Use of Human Milk. PEDIATRICS. 2012 Mar 1;129(3):e827–e841. DOI: 10.1542/peds.2011-3552

viernes, 17 de octubre de 2014

Vegetales y Microbioma Intestinal


La introducción de alimentos solidos en la dieta del infante inicia a generar cambios en el microbioma intestinal y dependiendo del origen de esos alimentos predominan las familias de las bacterias; cuando inician los alimentos solidos de origen vegetal aumenta el predominio de la Prevotella con el fin de digerir los polisacáridos no digeribles de las plantas mientras que las nueces y legumbres estimula el aumento de la familia de los Bacteroides (1).

Cada vegetal que ingerimos tiene un microbioma en especifico, en este se pueden evidenciar bacterias pertenecientes a los bacteroidetes y firmicutes; además de otras bacterias patógenas que aun con las medidas de higiene adecuada por las características del vegetal no son eliminadas y entran al tracto gastrointestinal donde pueden o no formar parte de nuestro microbioma (2).

Estas bacterias luego deben generar una simbiosis entre ellas para poder obtener de manera mas eficiente sus productos y por ende subsistir de una mejor forma (3). Por la cual el microbioma depende de la diversidad en la composición de sus integrantes con el fin de los efectos en salud posteriores.

Debido a las características nutricionales y ambientales del individuo estas familias intercambian su predominio, pudiendo hasta existir ausencia de la familia de la Prevotella en grupos poblacionales (4). Las bacterias de la familia de la Prevotellase encargan de la fermentación de las fibras provenientes de la dieta dan origen a Butirato que sirve para producir la saciedad en los colonocitos y de fuente de energía para los mismos (5).

Se ha evidenciado que dentro de la familia de la Prevotella existen bacterias que producen una sustancia conocida como el TMAO que tiene un efecto aterogenico en el individuo (6).  Sin embargo cabe destacar que el efecto aterogenico probable de asociado a dicha familia del microbioma no se evidencia clínicamente debido a las características de la dieta y las efectos protectores por la dieta alta en vegetales, junto con propiedades en torno a la saciedad, transito intestinal generados por el microbioma.  Además de que tenemos que considerar que el microbioma es una simbiosis entre múltiples familias de bacterias y el organismo por lo cual hay efectos que solo se evidenciarían con predominio elevado de una familia; y los alimentos de origen vegetal al favorecer la Prevotella tienen a favorecer un estado metabólico mas saludable, al disminuir la estimulación de la lipogénesis, favorecer el uso de energía y facilitar una saciedad mas rápida.

Por lo cual se recomiendo una dieta variada con predominio de alimentos vegetales.


1) Voreades N, Kozil A, Weir TL. Diet and the development of the human intestinal microbiome. Frontiers in Microbiology . 5 (494): 1-9. 2014. Available from: http://journal.frontiersin.org/journal/10.3389/fmicb.2014.00494/full

2) Berg G, Erlacher A, Smalla K, Krause R. Vegetable microbiomes: is there a connection among opportunistic infections, human health and our “gut feeling”?: Vegetable microbiomes. Microbial Biotechnology. 2014 

3) Zhang X, Reed JL (2014) Adaptive Evolution of Synthetic Cooperating Communities Improves Growth Performance. PLoS ONE 9(10): e108297. doi:10. 1371/journal.pone.0108297

4) Knights D, Ward TL, McKinlay CE, Miller H, Gonzalez A, McDonald D, et al. Rethinking “Enterotypes.”Cell Host & Microbe. 2014 Oct;16(4):433–7. http://dx.doi.org/10.1016/j.chom.2014.09.013

5) Annalisa N, Alessio T, Claudette TD, Erald V, Antonino DL, Nicola DD. Gut Microbioma Population: An Indicator Really Sensible to Any Change in Age, Diet, Metabolic Syndrome, and Life-Style. Mediators of Inflammation. 2014;2014:1–11. http://dx.doi.org/10.1155/2014/901308

6) O’Connor A, Quizon PM, Albright JE, Lin FT, Bennett BJ. Responsiveness of cardiometabolic-related microbiota to diet is influenced by host genetics. Mammalian Genome .Available from: http://link.springer.com/10.1007/s00335-014-9540-0

viernes, 10 de octubre de 2014

Habitad y Microbioma


El cambio del microbioma de una persona cuando emigra o se muda de un ambiente puede ser de manera temporal o permanente (1); estos cambios pueden ser de manera directa debido a alteracion del microbioma del medio ambiente lo cual afecta la interacción de los diferentes microorganismos y/o como factores indirectos generados por el estrés generado que conlleva alteración en el sistema inmunitario con sus repercusiones en el microbioma; como los factores propios de las características del habitad que pueden influir de manera directa en la inhabilidad de la adaptación del medio ambiente (1, 2).

También se pueden generar cambios en el patrón alimentario del nuevo ambiente cuando varia de regiones de semejanza cultural (2), aunque se ha evidenciado que aun con hábitos dietéticos semejantes el hecho del cambio del habitad donde se vivía se generan cambios en el microbioma del intestino (3).

Por lo cual el medio en donde vivimos influye en el desarrollo del microbioma, y los cambios generados en este medio (mudarse de hogar dentro o fuera de una región, o tal vez cambios en las características del hogar) influyen en el desarrollo del microbioma, por la interacción que sucede en nuestro organismo; ahora habría que considerar que ciertos efectos del cambio del habitad son mediados por estrés generado pues nuestro estado y sensación de donde habitamos o de donde ingerimos nuestros alimentos podrían ser un factor importante en el desarrollo del microbioma intestinal y habría que tomar en consideración si el microbioma de los alimentos que tanto varia según región o forma de obtención; si el microbioma de una lechuga en una región de un país es completamente el mismo a la de otro país, por lo que aun con dietas similares por el simple hecho de eso va a variar el microbioma de nosotros.


1) David LA, Materna AC, Friedman J, Campos-Baptista MI, Blackburn MC, Perrotta A, et al. Host lifestyle affects human microbiota on daily timescales. Genome biology. 2014;15(7):R89. http://genomebiology.com/2014/15/7/R89

2) Ilyin VK, Kiryukhina NV. Disruption of the Colonization Resistance Syndrome in Humans in Altered Habitats and Its Prevention. Acta Naturae. 2014;6(2):10.  Available from: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4115221/

3) Lees H, Swann J, Poucher SM, Nicholson JK, Holmes E, Wilson ID, et al. Age and Microenvironment Outweigh Genetic Influence on the Zucker Rat Microbiome. Sanz Y, editor. PLoS ONE. 2014 Sep 18;9(9):e100916. doi:10.1371/journal.pone.0100916