lunes, 28 de diciembre de 2015

Con o sin papas fritas


La ingesta de alimentos ricos en grasa produce una modificación en el microbioma intestinal debido a que su ingesta estimula la liberación de sales biliares para la absorción de la grasa ingerida; esto causa la muerte de bacterias que no sean resistentes a las sales biliares como son las colonias estimuladas por la ingesta de alimentos de origen vegetal, al causar un cambio en el entorno intestinal predominan bacterias patógenas, esto es la causa de la disbiosis intestinal (1, 2).

Estas bacterias patógenas estimulan la producción de diversos compuestos que influyen en el comportamiento del individuo, tornándolo mas ansioso lo cual conllevaría posteriormente a un aumento en la ingesta de alimentos que favorezcan el crecimiento de dichas bacterias, generando un circulo vicioso entre el comportamiento del individuo, la ingesta de alimentos y la disbiosis intestinal generada , causando posteriormente efectos deletéreos en la salud (3).

Agregado al efecto en el comportamiento generado en el individuo, la disbiosis intestinal es responsable de una endotoxemia asintomático que conlleva a enfermedades metabólicas (1); razón por la cual la ingesta de papas fritas como parte de la dieta ha sido asociado con un aumento del riesgo a padecer diabetes mellitus (4).

Otras propiedades de las papas fritas es que sus características nutricionales varían dependiendo del método de cocción lo que influye en las características de los carbohidratos de la papa afectando de otra forma el microbioma del individuo y el riesgo de enfermedad (4).

Además de los efectos con relación a la diabetes mellitus se produce un efecto aterogenico por las bacterias del microbioma intestinal causados por la endotoxemia secundaria a la disbiosis intestinal, razón por la cual tenemos que pensar si cuando comemos en la calle pedir sin las papas fritas.



domingo, 1 de noviembre de 2015

Resumen sobre actualización de uso probioticos

Los probióticos son microorganismos vivos que al ser administrados a un individuo confieren salud.  Existen diversas cepas comercializadas para uso personal ya sea de manera  continua o única del individuo, sin embargo cabe resaltar que no todos los probioticos producen los efectos sugeridos en la población y que solo algunos han demostrado conferir estos efectos en general (1, 2).

Los efectos de los probioticos se deben a características intrínsecas del individuo como su genética, y su microbioma basal, lo cual influye en la interacción de las cepas ingeridas pudiendo generar o no el efecto beneficioso ofrecido (1).

Los efectos beneficiosos de los probioticos mejor observados son con relación a la enfermedad diarreica aguda en niños donde mejora el cuadro al igual que en el adulto y para la mejoría de diversos sintamos gastrointestinales en el individuo (1), recordando que debido a la gran variedad de los probioticos del mercado y las propiedades antes mencionadas existen casos donde no se observaría el beneficio.

Las diversas cepas beneficiosas para mejorar el cuadro de la enfermedad diarreica aguda son LGG, Saccharomyces boulardii, Lactobacillus reuteri (2).
El Lactobacillus reuteri como nombre comercial es conocido como Biogaia y el  Saccharomyces boulardii se encuentran Enterogermina, perenterol.

Sin embargo el uso de los probioticos en las personas con enfermedad inflamatoria intestinal su efecto depende del objetivo deseado, puesto que no en todos los casos los probioticos causan efectos deseados (no generan efecto alguno)  y cabe resaltar que el uso de prebióticos en estos pacientes debe ser valorado muy de cerca ya que dependiendo de las manifestaciones clínicas principales se pueden observar realce del cuadro en ocasiones.

1) Sanders ME. Probiotics in 2015: Their Scope and Use. Journal of clinical gastroenterology. 2015;49:S2–6.


2) Floch M et al. Recommendations for Probiotic Use—2015 Update Proceedings and Consensus Opinion. J Clin Gastroenterol 2015;49:S69–S73)

Fuente: Floch M et al. Recommendations for Probiotic Use—2015 Update Proceedings and Consensus Opinion

lunes, 14 de septiembre de 2015

Binomia Infante-Madre (Lactancia Materna)

El infante está programado desde su nacimiento a ser alimentado con lactancia materna y la madre con lactar a su infante hasta los 6 meses de edad, con el objetivo final de protegerse de las agresiones posteriores en su desarrollo y mejorar los diversos sistemas (entérico, inmune).

Se evidencia dicho comportamiento al evaluar los niveles de Hipoxantina y Xantina en la saliva del infante que interaccionan con la xantina oxidasa con el fin de proteger al infante de diversos patógenos al generar compuestos como peróxido de hidrogeno como otro mecanismo de defensa junto a la lactoferrina y la IgA de la madre, evidenciando que esta interacción solo se puede generar en infantes alimentados con seno materno y considerando que la calidad de las propiedad inmuno-protectoras de la IgA y lactoferrina son superiores en la leche materna (1).

Hemos mencionado el vínculo que existe entre la alimentación de la madre durante el embarazo con la aceptación de nutrientes del infante al inicio de la introducción de alimentos sólidos, además de su papel durante la lactancia materna con la misma función (2), pero también tenemos que denotar que dichos alimentos ingeridos durante la lactancia materna sirven son digeridos y sus metabolitos activos pueden ser  eliminados por el seno materno con el fin de que el infante sea expuestos a ellos para la inmuno-modulacion intestinal al ser presentados con los diversos antígenos (3).

Esta causa podría explicar el efecto protector de la lactancia materna con las enfermedades alérgicas.

Los niveles de los compuestos Xantina e Hipoxantina van disminuyendo con el paso del tiempo y dependen del inicio de la alimentación complementaria (1); donde otros factores de la alimentación empiezan a influir en el desarrollo del sistema inmune intestinal y su microbioma como son la vitamina A y D que modulan la respuesta inmunológica de una forma no patológica (3).

Aunque debemos recordar que el inicio de la alimentación complementaria antes de los 4 meses de edad limita los beneficios de la lactancia materna y que tiene una relación elevada con la obesidad posterior, al igual que la formula infantil; por lo cual el beneficio de la ingesta de vitamina D se ve opacado por el efecto que genera el aporte proteico de las formulas infantiles con la evolución del peso el infante.

1) Al-Shehri SS, Knox CL, Liley HG, Cowley DM, Wright JR, Henman MG, et al. Breastmilk-Saliva Interactions Boost Innate Immunity by Regulating the Oral Microbiome in Early Infancy. PloS one. 2015;10(9):e0135047.

2) Mennella JA, Trabulsi JC. Complementary Foods and Flavor Experiences: Setting the Foundation. Annals of Nutrition and Metabolism. 2012;60(s2):40–50.  DOI: 10.1159/00033

3) Parigi SM, Eldh M, Larssen P, Gabrielsson S, Villablanca EJ. Breast Milk and Solid Food Shaping Intestinal Immunity. Frontiers in Immunology [Internet]. 2015 Aug 19 [cited 2015 Sep 13];6. Available from: http://journal.frontiersin.org/Article/10.3389/fimmu.2015.00415/abstract


domingo, 12 de julio de 2015

Probioticos: Modificacion a diversos microbiomas



Debido a la llega de la era del microbioma han surgidos múltiples hipótesis que guardan relación con la modificación del microbioma de una región corporal con el fin de prevenir o disminuir el riesgo de una patología en cuestión.

Hemos hablado de como la dieta y las modificaciones del microbioma intestinal influyen en el peso del individuo además del  predisponer a enfermedades metabólicas como las diabetes y síndrome metabólico, además de  la relación con enfermedades cardiovasculares; ahora veremos otros aportes de los probióticos para disminuir el riesgo de ciertas patologías.

Probióticos y la salud oral

Debido a la fermentación de los carbohidratos ingeridos en la dieta junto a diversas series de bacterias del microbioma de la mucosa  existe el riesgo de padecer una mayor cantidad de infecciones periodontales y caries dental.  Sin embargo en diversos estudios se ha evidenciado que el uso de probioticos modula el microbioma bucal disminuyendo el riesgo de infecciones periodontales y caries dental.

Probioticos y aparato genito-urinario

La principal causa de infecciones genitourinarias en la mujer son de etiología bacteriana y son debidas a una disbiosis del microbioma vaginal que predispones a las mismas y de manera ascendente una infección posterior del aparato urinario de la misma; razón por la cual se ha considerado el uso de probioticos con el fin de modificar la disbiosis y disminuir el riesgo de dichas enfermedades, aunque todavía sin caracterizar si el modo de administración de oral cause dicho efecto, pero es pertinente considerar la administración de los mismos con dicho fin (2).

Probioticos y parto pretérmino

La principal causa del parto pretérmino es de etiología desconocida, pero se ha considerado que debe ser debido a disbiosis del microbioma vaginal; además de que se ha evidenciado relación entre el microbioma bucal y el vaginal de una mujer embarazada  lo cual la disbiosis de cualquiera de los 2 microbiomas puede servir de factor de riesgo para el desarrollo de un parto pretérmino (3), por lo que el uso de probioticos en las mujeres embarazadas ha sido empleado en las mujeres para disminuir la frecuencia de parto pretérmino observándose resultados positivos hasta la actualidad (4).


1) Twetman Svante. Are we ready for caries prevention through bacteriotherapy?. Braz. oral res.  [Internet]. 2012  [cited  2015  July  12] ;  26( spe1 ): 64-70. Available from: http://www.scielo.br/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1806-83242012000700010&lng=en.  http://dx.doi.org/10.1590/S1806-83242012000700010

2 Waigankar SS, Patel V. Role of probiotics in urogenital healthcare. Journal of Mid-Life Health. 2011;2(1):5-10. doi:10.4103/0976-7800.83253.

3) Herrera Morban DA. Preterm delivery and intimacy during pregnancy: interaction between oral, vaginal and intestinal microbiomes. Medwave 2015 May;15(4):e6144 doi: 10.5867/medwave.2015.04.6144

4) Yang S, Reid G, Challis JRG, Kim SO, Gloor GB and Bocking AD (2015) Is there a role for probiotics in the prevention of preterm birth? Front. Immunol. 6:62. doi: 10.3389/fimmu.2015.00062

viernes, 19 de junio de 2015

Histamina y el eje intestino-cerebro en el infante

Durante los primeros 12 meses de vida del infante ocurren las modificaciones del microbioma intestinal más importante; desde el inicio de síntesis de vitaminas y aminoácidos por el mismo a la edad de los 4 meses de vida (1), junto a diversos compuestos que tienden relación con el eje cerebro – intestino, como es el caso de la histamina, donde se ha evidenciado que dicha regula inmunidad de la mucosa intestinal junto a modular el comportamiento del individuo (2).

Otros factores que influyen en los cambios que suceden en el microbioma del infante son el cese de la lactancia materna, que influye más que la introducción de los alimentos sólidos en la modulación del microbioma, por la disminución a la exposición de nutrientes, prebióticos y probioticos (1), junto con el estrés de separación del infante y la madre que influye también en el mucosa intestinal permeabilizando para la fuga de patógenos al torrente sanguíneo (3).

La permeabilización de la mucosa intestinal en esta fase tiene relación con los mastocitos y la liberación de diferentes neurotransmisores almacenados y su liberación (3); y el comportamiento como hemos mencionado tiene relación con la liberación de histamina (1), uno de los compuestos derivados de los mastocitos y un compuesto derivado del aminoácido histidina que en la infancia es un aminoácido esencial.

El  comportamiento del infante entre los 5 a 7 meses de vida medido por el apego a su cuidador, sirve como factor para predecir el comportamiento del infante luego de los 12 meses de vida (4).

En dicho rango de edad, el microbioma del infante le suceden múltiples cambios por factores que hemos mencionado, como son la producción de aminoácidos por el intestino, la introducción de alimentos sólidos, el cese de la lactancia materna, y el estrés por la separación a la madre; 3 de dichos factores se encargan de modular el microbioma directamente, mientras que uno guarda relación con los productos a ser producidos; y el momento en la vida del infante que suceden es alrededor de los 4 a 6 meses de edad, dentro del rango previamente expuesto que sirve para determinar el comportamiento como factor de riesgo en la posterioridad, podemos considerar que los niveles de histamina entre los 4 a 6 meses de edad son guardan relación con el comportamiento del infante.

1) Bäckhed F, Roswall J, Peng Y, Feng Q, Jia H, Kovatcheva-Datchary P, et al. Dynamics and Stabilization of the Human Gut Microbiome during the First Year of Life. Cell Host & Microbe. 2015 May;17(5):690–703.

2) Theoharides T.  On the Gut Microbiome-Brain Axis and Altruism. Clinical Therapeutics. 2015. May 37 (5).

3) Peltola MJ, Forssman L, Puura K, van IJzendoorn MH, Leppänen JM. Attention to Faces Expressing Negative Emotion at 7 Months Predicts Attachment Security at 14 Months. Child Development. 2015 May;n/a – n/a.


4) Petra AI, Panagiotidou S, Hatziagelaki E, Stewart JM, Conti P, Theoharides TC. Gut-Microbiota-Brain Axis and Its Effect on Neuropsychiatric Disorders With Suspected Immune Dysregulation. Clinical Therapeutics. 2015 May;37(5):984–95.