viernes, 8 de mayo de 2015

Frutas y Vegetales: Interacción con el Microbioma

Como hemos expuesto en anterioridad, cada fruta y vegetal posee un microbioma especifico para la misma, el cual es generado durante su crecimiento por la interacción de las diferentes bacterias del lugar; el contenido de las bacterias que componen ese microbioma es afectado cuando lavamos las frutas y vegetales con el fin de eliminar los patobiontes presentes en las mismas para poder ingerir los alimentos y evitar efectos deletéreos en nuestra salud (1).

Aunque con el lavado de las frutas y vegetales no todas las bacterias son eliminadas y unas que otras son ingeridas por nosotros (1), dichas bacterias que son ingeridas atraviesan el tracto gastrointestinal siendo expuestas al pH acido del estomago y diversas enzimas, las que sobreviven pasan al intestino delgado encontrando un pH más favorable pero mayor cantidad de enzimas que las pueden eliminar y si sobreviven llegarían al colon, donde se genera una interacción entre las bacterias nuevas y las bacterias comensales que componen el microbioma del individuo (2).

Para la sobrevivencia de las bacterias nuevas estas recurren a interactuar con el intestino directamente para poder asentar su colonia o interactuar de manera directa o indirecta con las diversas colonias del microbioma para desplazar o unirse a las que existen (2).

Este cambio en el microbioma ocurrido por la ingesta de las bacterias nuevas del microbioma de las frutas y vegetales, dependiendo de quienes han sido ingeridas producen cambios transitorios en el microbioma del individuo en el cual dichas bacterias no sobrepasan los 7 días en el huésped (lo cual puede explicar la corta duración de las intoxicaciones alimentarias), o si es afectado el microbioma variable se puede generar un cambio mayor si existe persistencia a la exposición (2).

Sin embargo, los cambios generados por las frutas y vegetales en el microbioma intestinal, además de depender del microbioma de las mismas ya sea obtenido durante su generación, o en caso de alimentos preservados introducidos por tecnología, dependen del contenido de fibra de las mismas y los efectos de estas en el huésped.

Dichos efectos en el huésped generados por las frutas y vegetales también están muy relacionados con el sexo del individuo, puesto que se ha visto que la carga estrogenica de la mujer influye en su microbioma intestinal y por ende la permanencia o no de diversas colonias; además del peso del individuo, y esta nueva variable también afectando mas el microbioma en las mujeres debido a la carga estrogenica que poseen (3).

Por lo que el efecto de las frutas y vegetales depende de diversos factores; además de que sus beneficios pueden llegar a ser mayores en las mujeres que en los hombres, debido a los estrógenos de la misma y el efecto que producen en el microbioma.

1) Berg G, Erlacher A, Smalla K, Krause R. Vegetable microbiomes: is there a connection among opportunistic infections, human health and our “gut feeling”?: Vegetable microbiomes. Microbial Biotechnology. 2014 

2) Derrien M, van Hylckama Vlieg JET. Fate, activity, and impact of ingested bacteria within the human gut microbiota. Trends in Microbiology [Internet]. 2015 Apr [cited 2015 May 8]; Available from: http://linkinghub.elsevier.com/retrieve/pii/S0966842X15000566

1.

3) Dominianni C, Sinha R, Goedert JJ, Pei Z, Yang L, Hayes RB, et al. Sex, Body Mass Index, and Dietary Fiber Intake Influence the Human Gut Microbiome. Wilson BA, editor. PLOS ONE. 2015 Apr 15;10(4):e0124599.