domingo, 7 de febrero de 2016

Lactancia Materna: Leche y piel




Dentro de la composición de la leche materna, se encuentra la presencia de las bifidobacterias, organismos que confieren efectos beneficios en el infante durante su desarrollo  (1, 2); de los cuales podemos hacer mención de disminuir el riesgo de padecer enfermedades crónicas no transmisibles como la diabetes mellitus, hipertensión arterial, obesidad, asma, entre otros (1).

La composición de los componentes de la leche materna van variando a media que evoluciona el embarazo de la gestante, sin embargo las características de las bacterias de la leche materna se mantienen constantes con el fin de proteger el microbioma del infante; caracteristicas de la madre que influyen en los diversos microorganismos presentes en la leche materna son el peso de la misma y uso de ciertos medicamentos (2).

Además de la exposición del infante al microbioma de la leche materna, existe una exposición al microbioma de la piel de la madre, en la cual se encuentran bacterias que impiden el crecimiento de los gérmenes patógenos en el tracto gastrointestinal del infante, razón por la cual aumentan los beneficios de la lactancia materna al infante (2).

Estas bacterias patógenas son las causantes del estado pro-inflamatorio en el individuo que aumenta el riesgo de enfermedades como la diabetes mellitus e hipertensión arterial (1).

Garantizando de esta forma un mejor beneficio en la lactancia materna exclusiva sobre la alimentación exclusiva con formula infantil.


1) Smilowitz J, O’Sullivan A, Farver M. The Influence of Early Infant-Feeding Practices on the Intestinal Microbiome and Body Composition in Infants. Nutrition and Metabolic Insights. 2015 Dec;1.

2) Urbaniak C, Angelini M, Gloor GB, Reid G. Human milk microbiota profiles in relation to birthing method, gestation and infant gender. Microbiome [Internet]. 2016 Dec [cited 2016 Feb 7];4(1). Available from: http://www.microbiomejournal.com/content/4/1/1